miércoles, 3 de diciembre de 2008

El Principito - Extracto - Antoine Saint Exupéry

Si les he contado de todos estos detalles sobre el asteroide B 612 y hasta les he confiado su número, es por consideración a las personas mayores. A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: "¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?" Pero en cambio preguntan: "¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?" Solamente con estos detalles creen conocerle. Si les decimos a las personas mayores: "He visto una casa preciosa de ladrillo rosa, con geranios en las ventanas y palomas en el tejado", jamás llegarán a imaginarse cómo es esa casa. Es preciso decirles: "He visto una casa que vale cien mil pesos". Entonces exclaman entusiasmados: "¡Oh, qué preciosa es!"
De tal manera, si les decimos: "La prueba de que el principito ha existido está en que era un muchachito encantador, que reía y quería un cordero. Querer un cordero es prueba de que se existe", las personas mayores se encogerán de hombros y nos dirán que somos unos niños. Pero si les decimos: "el planeta de donde venía el principito era el asteroide B 612", quedarán convencidas y no se preocuparán de hacer más preguntas. Son así. No hay por qué guardarles rencor. Los niños deben ser muy indulgentes con las personas mayores.

3 comentarios:

CaR! dijo...

cuantas verdades encierra el principito.

Sir Stefano dijo...

Lo curioso es que a medida que crecemos encuentramos a la realidad, el valor del sentido asignado que veiamos cuando eramos chicos.

Anónimo dijo...

EL PRINCIPITO ENCIERRA LA VERDADERA RIQUEZA Y PUREZA QUE TIENEN LOS NIÑOS ,ELLOS DAN UN VALOR TAN ESPECIAL A SU ENTORNO Y LAMENTABLEMENTE LOS ADULTOS LA MAYORIA DE LAS VECES PERMANECEMOS ABSORTOS EN LO MATERIAL ,PERDEMOS EL SENTIDO DEL VALOR DE LO REAL,DEJAMOS DE SENTIR Y VIVENCIAR LA REALIDAD CONCRETA PARA VIVIR LO ABSTRACTO DE NUESTROS SUEÑOS MUCHAS VECES INALCANZABLES...